21 mayo 2015

Tomates cherry Bloody Mary




Todavía recuerdo el primer Bloody Mary que probé, hará unos quince años cuando estudiaba Dirección Hotelera, fue en clase de Bar Management y aprendimos a preparar este maravilloso cóctel hecho a base de vodka y zumo de tomate aderezado con varios condimentos. Desde entonces, me convertí en una fan incondicional de este cóctel, ha sido y creo que será uno de mis favoritos.

No solo porque me encanta como sabe sino porque me encanta prepararlo. Cuando estuve haciendo prácticas en la barra del bar Semon Nou, tenía varios clientes, señores de negocios de la zona, que venían sólo para que yo les preparara mi famoso Bloody Mary, no es que me las dé de gran barman (todo lo contrario) pero reconozco que este coctel en concreto lo bordo.


Tal es mi afición por este cóctel, que cuando vi la receta de tomates cherry bloody mary del libro de Joan Roca (El Celler de Can Roca), no me pude resistir. Así que decidí hacer la prueba en casa y el resultado fue espectacular.
Y puesto que hace un par de semanas que estoy a dieta, quise aprovechar esta receta que no necesita cocción para probar el Aceite Hipocalórico Ordesa, éste es un aceite con 10 veces menos calorías que el aceite normal, por lo que ayuda a que el plato tenga menos calorías de lo normal. Para que os hagáis una idea, estos tomates llevan un par de cucharadas soperas de aceite, lo que supone unas 27 kcal, frente a las 270 kcal que llevaría el aceite normal ¿qué os parece?


Os preguntaréis cómo puede ser que exista un aceite con tan pocas calorías, la cuestión es que está compuesto por aceite de oliva (un 10%) y aceite de parafina (90%), enriquecido además con vitamina A (betacaroteno). Es un aceite perfecto para aliñar ensaladas o cualquier plato crudo (debéis tener en cuenta que no se puede calentar ni cocinar).


Receta de Bloody Cherry (tomates bloody mary)
  • 12 tomates cherry muy maduros
  • 1 vaso de Vodka
  • Zumo de media lima
  • Tabasco
  • Salsa Worcestershire
  • Sal de apio
  • Un diente de ajo picado
  • Aceite Hipocalórico Ordesa
  • 50 ml de agua
  • 50 g de azúcar
  • Una ramita de apio para decorar
Empezamos limpiando los tomates y haciéndoles un pequeño corte en la base (solo la piel), los escaldamos unos segundos en agua hirviendo, sacándolos rápido y poniéndolos en agua con hielo para que no se cuezan; los pelamos retirando la piel por el corte que hemos hecho previamente. Reservamos.

Preparamos el almíbar poniendo el azúcar y el agua en el fuego durante unos minutos hasta que hierva y mezclamos con el resto de los ingredientes: un par de chupitos de vodka, el zumo de media lima, un toque de sal de apio, pimienta, tabasco al gusto (unas 5 gotas según lo picante que os guste), el ajo picado, un buen chorrito de Aceite Hipocalórico Ordesa y un par de hojas de apio. Lo mezclamos todo bien y lo metemos, junto a los tomates, en un recipiente para hacer el vacío. Extraemos el aire, sellamos y lo guardamos en la nevera.
Puesto que los aparatos convencionales para envasar al vacío no son como los profesionales, guardaremos la mezcla al vacío durante toda la noche y al día siguiente volveremos a hacer el mismo proceso de vacío para que los tomates se impregnen todavía más de la mezcla.
Servir sin el jugo, rociar con otro chorrito de aceite Ordesa y ¡a disfrutar de un buen aperitivo!
Post patrocinado
www.aceitehipocalorico.com

2 comentarios:

  1. Me encanta tu blog!!! vine de instagram (ddonde sigo a local milk)

    ResponderEliminar
  2. Qué ricos! Y cómo me gusta el bloody!

    También he tenido mi época detrás de una barra y es el que más me gusta preparar con diferencia y junto al old fashioned y el mojito, de mis favoritos!

    Un beso!

    ResponderEliminar