16 noviembre 2015

Pizza flatbread de otoño

Cuchillos de mesa Pallarès de Claudia & Julia

El flatbread es un tipo de pan hecho con harina, agua y sal, amasado en una masa plana, la mayoría se preparan sin levadura, aunque algunos tipos, como el pan de pita sí requieren de levado, o esta pizza flatbread de espelta que os he preparado hoy.

La receta la he adaptado del libro de Sarah Britton, My New Roots, un libro maravilloso con recetas hechas con productos de la tierra, muchas de ellas recetas crudiveganas, otras vegetarianas, todas ellas cocinadas con muchísimo mimo, algo que se transmite en cada fotografía y cada texto que Sarah escribe en su libro.

Puesto que esta receta lleva tantos ingredientes de la tierra, quería respetar al máximo la filosofía del libro, comprando ingredientes ecológicos así que me acordé que hacía días que quería probar un nuevo servicio que te hace la compra por ti y te la lleva a casa en una hora, se llama Deliberry y tienen a señoras a quienes llaman "mamá shoppers" son un equipo de mujeres expertas en hacer la compra y que además han sido formadas para ellos, así te aseguras que los productos que escoja serán de la máxima calidad. En mi caso en concreto tuve una genial experiencia, me llamó mi mamá shopper directamente desde la tienda que escogí para decirme que se habían acabado las setas que yo quería y me dijo que había otras que tenían una pinta estupenda y me recomendó cómo podía cocinarlas y todo, la verdad que me encantó hablar con ella, era como si estuviera haciéndome la compra mi propia madre.

Así que hice mi lista de la compra en Deliberry con productos ecológicos de Véritas, una de mis tiendas bio de Barcelona favoritas desde hace años y al cabo de una hora y media ya tenía la compra en mi casa, ¡fantástico!

Esta pizza de espelta es puro otoño llevado a la mesa, tanto por sus colores como por sus ingredientes, boniato, setas, hojas frescas... su color y sobre todo su sabor, son impresionantes.
 

  

Rallador zester de Claudia & Julia

Pizza flatbread de spelta con verduras de otoño

Ingredientes

Para la masa de pizza de espelta

  • 430 g de harina de espelta integral (+ extra para espolvorear)
  • 1/2 cucharada de levadura seca de panadero (no confundir con la levadura de pasteles)
  • 225 ml de agua tibia o más en caso de necesitarla
  • 3 cucharadas de aceite de coco virgen extra

Para la pizza

  • La medida de una nuez de aciete de coco o aceite de oliva virgen extra
  • 3 puerros (o uno gigante como el que me trajo mi mamá shopper de Deliberry quien me llamó para avisarme de semejante magnitud), laminados.
  • Sal fina no refinada (yo utilizo sal del Himalaya)
  • 175 g de queso Pecorino o en su defecto queso Parmesano
  • Pesto de kale y nueces (receta a continuación)
  • 200 g de setas (podéis utilizar rebozuelos o rossinyols, camagrocs o trompetas amarillas)
  • Pimienta negra recién molida
  • Aceite de oliva virgen extra para aliñar
  • Hojas de orégano frescas para decorar

Para el pesto de kale

  • 1 diente de ajo
  • 120 g de hojas de kale sin las ramas duras
  • 140 g de nueces crudas o tostadas si queréis
  • la ralladura y el zumo de un limón pequeño
  • 1/4 de cucharadita de sal fina
  • 1 cucharadita de sirope de arce o de agave
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Preparación

Masa de pizza de espelta

Esta masa de pizza de espelta es súper fácil de preparar y la podéis utilizar tanto para pizzas como para calzones o panes tipo pita (flatbread).
  1.  Tamizamos la harina en un bol grande.
  2. Disolvemos la levadura de panadero (en polvo) en el agua a temperatura ambiente y mezclamos, añadimos el aceite y seguimos mezclando.
  3. Añadimos la levadura disuelta a la harina mezclando bien hasta tener una textura uniforme, añadiendo si fuera necesario hasta una taza de agua poco a poco (la masa debe quedar húmeda para no mojada y debemos poder trabajarla con las manos).
  4. Empezamos a amasar a mano en nuestro bol o sobre una superficie limpia y ligeramente enharinada. Amasamos hasta que esté suave, unos 30 segundos. No debemos amasar demasiado pues nos cargaríamos esta masa.
  5. Espolvoreamos la masa con un poco de harina y la cubrimos con un trapo limpio, reservamos a temperatura ambiente durante unas 1-2 horas hasta que haya doblado su volumen.
  6. Dividimos la masa en 4 bolas. Podemos dejarla hasta 8 horas a temperatura ambiente o conservarla en la nevera envuelta en papel film durante 2 días, también la podéis congelar durante dos meses (yo congelé un par de bolas y las sacaba por la mañana para mi hijo para desayunar).

Pesto de kale y nueces

  1. Machacamos el ajo en un mortero o en una picadora. Añadimos el kale, la ralladura de limón,  las nueces, el zumo de limón, la sal marina, sirope de agave, aceite de oliva y trituramos todo junto sin pasarnos demasiado, deben notarse trocitos de nueces.
  2. Reservamos y conservamos el pesto sobrante en un recipiente hermético durante unos 5 días.

Pizza

  1. Precalentamos el horno a 260ºC.
  2. Fundimos el alciete de coco en una sartén antiadherente a fuego medio. Añadimos los puerros laminados y una pizca de sal, cocinamos removiendo de vez en cuando hasta que estén dorados y caramelizados, unos 15 minutos. Si se nos secaran demasiado podemos agregar un poco de agua.
  3. Con la mandolina laminamos los boniatos en redondas muy finas. Laminamos también el queso en lonchas finas.
  4. Estiramos una porción de la masa de pizza sobre papel de hornear o sobre nuestra sartén para horno (en mi caso he utilizado la sartén BRA Infinity antiadherente cuyo mango se puede quitar para meter en el horno). Formamos una pizza de 25 cm de diámetro de un grosor de uno 4-5 mm. Espolvoreamos generosamente con sal y esparcemos con una cuarta parte del pesto de kale sobre la masa. Cubrimos con un cuarto de los puerros caramelizados, las setas, las láminas de boniato y las láminas de pecorino, espolvoreamos con abuntante pimienta negra recién molida.
  5. Horneamos hasta que el borde de la pizza esté dorado, de 5 a 7 minutos. Retiramos del horno, rociamos con aceite de oliva virgen extra y espolvoreamos con las hojas de orégano frescas. Repetimos con el resto de masa y resto de ingredientes.





Ya me diréis cómo os queda, nosotros en casa ya la hemos preparado más de una vez, y el pan es tan fácil y bueno que lo hago todas las semanas, y sobre todo que está hecha de espelta, y te sientes muchísimo menos hinchado y pesado después de comer.

4 comentarios:

  1. ¡Qué bonitas fotos! Muy otoñales, igual que la pizza, con esos ingredientes sólo puede estar buena.
    Mil sonrisas =)
    Clara.

    ResponderEliminar
  2. Hola Carolina! Qué curioso porque tenía pendiente desde hace tiempo hacer esta receta y casualidad estaba leyendo la de Sarah y al ir a buscar la tuya me he dado cuenta que también es de ella, jeje. Pero en su receta usa harina de espelta fina y entera. Sabes que es? Blanca e integral? Aún así prefiero ésta toda integral. Sabes que cantidad de levadura fresca tendría que usar para esta receta? Lo has probado sin levadura? Ya que al ser tan plano y amasar tan poco apenas hará su función supongo... y lo último no veo donde pongas la cantidad de boniato y queso en la receta...? Gracias por todo y felicidades por tu trabajo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón el queso si lo veo, los boniatos no...

      Eliminar
  3. Y la harina que usa ella es ligera y entera....sabes que es?

    ResponderEliminar