16 marzo 2016

Chips de kale con chile y parmesano



Hoy os voy a hablar de un ingrediente que ha pasado a convertirse en un must en mi cocina: el kale y además os enseñaré una de mis recetas favoritas, un snack: chips de kale crujientes con chili y parmesano.

El kale, la verdura de moda

Conocido por nuestras abuelas como berza o col rizada. Vamos, que la llevamos viendo toda la vida, pero ahora de repente tiene otro nombre y es súper guay comerla. A pesar de todo este márketing, es realmente una verdura guay para comer, la llaman la nueva carne, la reina de los vegetales y fuente inagotable de nutrición porque contiene muchos micronutrientes.

Contiene más hierro que la carne de vacuno y más calcio que la leche de vaca.
Muy bajo en grasas saturadas y colesterol. Fuente de fibra, ácido fólico, proteína, hierro, magnesio, fósforo, calcio, potasio, cobre, manganeso, tiamina, riboflavina, vitamina A, C, K y B6.

Fuente importantísima de vitamina K

La vitamina K es clave para la coagulación de la sangre, lo hace activando ciertas proteínas y dándoles la capacidad de unirse al calcio. Con una sola taza cruda tenemos casi 7 veces la cantidad diaria recomendada de esta vitamina ¿no es increíble? La forma de la vitamina K en la col rizada en la K1, la cual es diferente de la vitamina K2. La k2 se encuentra en alimentos de soja fermentados y en ciertos productos de origen animal. Esta vitamina ayuda a prevenir las enfermedades del corazón y la osteoporosis.

La vitamina K es un nutriente importante que interviene en la coagulación de la sangre. Una sola taza de col rizada nos aporta 7 veces la dosis diaria recomendada de vitamina K.

Y lo más importante (casi): el kale ayuda a adelgazar

Es baja en calorías, y aún así nos ayuda a que nos sintamos saciados. Debido a que es baja en calorías y alta en agua, la col rizada tiene una baja densidad energética (alimentos demostrados que ayudan a perder peso).

¿Dónde comprar kale?

Para comprar kale en Barcelona, yo lo tengo muy fácil, ya sabéis que la fruta y la verdura me gusta comprarla siempre que puedo ecológica y al lado de casa hace poco que han abierto el Organic Market de Tribu Woki ¡del que me he enamorado profundamente! Me encanta ir a hacer mis compras una o dos veces por semana y pararme media hora para tomar una tarta de las que preparan mientras leo. Lo cierto es que es de los pocos momentos que me tomo de pausa, relax y para mí misma.

Si queréis saber un poco más sobre mis compras Bio, echadle un vistazo a mi último post en Solaris By Me: el supermercado bio más chic de Barcelona.

 

¿Cómo tomar el kale?

De mil formas: en ensalada (sin tallo), guisada, en sopas, frita... La forma más nutritita es en zumo, licuada junto algún otro vegetal o fruta. Como es muy amarga, y su sabor es fuerte, puedes añadirle un toque de aceite de oliva para compensar.

Rallador Microplane de Claudia & Julia


Aquí tenéis la vídeo receta y más abajo los ingredientes y la receta escrita, veréis es facilísimo de preparar, se hace en menos de quince minutos ;-)

Chips de kale crujientes con chile y parmesano

Ingredientes

  • 300 g de kale (col rizada o berzas), sin el tallo y cortadas ligeramente
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 cucharadita de aderezo con chili como éste (Oriental Rub) o chili picado a secas
  • 40 g de queso parmesano (eco en mi caso) en polvo + extra para servir
  • sal y pimienta recién molidas

Utensilios

Parrilla plana antiadherente como esta BRA Infinity

Cómo hacer chips de kale

  1. Precalentamos el horno a 180ºC.
  2. Ponemos el kale junto con el aceite de oliva, parmesano, sal y pimienta en un bol y mezclamos bien con las manos para hacer que la hoja del kale se impregne bien de la mezcla.
  3. Colocamos en la bandeja apta para horno y horneamos durante unos 8-12 minutos con calor arriba y abajo hasta que queden crujientes.
  4. Dejamos enfriar en la misma bandeja y espolvoreamos con un poco más de parmesano.

 A mi hijo le encantan, ¡en serio! Aunque es un niño que come de todo, la verdad que tenía mis dudas de que fuera a probarlo, pero apliqué mi truco del almendruco: pedirle que ma ayude con sus manitas a mezclar las hojas con los ingredientes (sin picante para él) y voilà!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada