10 marzo 2016

Cómo hacer germinados y brotes de semillas en casa


Últimamente os he hablado bastante de los germinados, aunque no lo suficientemente a fondo como me gustaría. Los germinados son unos de los alimentos de los que no debemos prescindir jamás, de hecho deberían formar parte de nuestra alimentación por el resto de nuestras vidas. Ademas os voy a explicar cómo hacer germinados y brotes de semillas en casa.

Seguramente ya los hayáis probado antes e incluso los hayáis comprado en el supermercado, vienen en las típicas cajitas de plástico con tapa; de todos modos, os voy a enseñar cómo podéis producir vuestros propios germinados en casa de forma facilísima, pues crecen súper rápido y son muchísimo más económicos que si los compráis ya hechos. Creedme si os digo que a partir de ahora tendréis un jardín orgánico en vuestra cocina, para el resto de la vida.

¿Qué son los germinados?

También se les llama brotes de semillas y son los brotes de plantas y vegetales, para decirlo de algún modo, recién nacidos. Son súper nutritivos pues contienen grandes cantidades de enzimas, vitaminas, minerales, clorofila, proteína y antioxidantes.

¿Por qué debo germinar?

Los germinados son auténticos "alimentos vivos", el proceso para germinar es prácticamente igual que el que implementa la naturaleza al germinar una semilla en una planta. De hecho cada germinado es muchísimo más nutritivo que su misma versión adulta (madura) ¿increíble verdad? Pueden comerse crudos, cocidos, hervidos o incluso deshidratados para crear harinas.

Cada germinado varía de sabor, es decir, el germinado de cebolla tendrá un sabor completamente al germinado de alfalfa o de semillas de calabaza, cada uno puede utilizarse para un uso diferente en cocina en función de su sabor, así que ¡imaginación al poder!

Beneficios de los germinados

Cada planta o brote tiene sus propiedades propias. Una de las cosas buenas que tienen es que la porción de azúcar de la semilla se cinvierte automáticamente en vitamina C, lo que le dará una función antioxiadante. Otro de los beneficios comunes de todos los germinados o brotes son los minarales, así como una fuente de antioxidantes, vitaminas y enzymas; alalinizar el cuerpo, regerenación de células y un contenido de clorofila que ayuda a proteger tu cuerpo de bacterias que no pueden sobrevivir en un ambiente rico en oxígeno.

El ácido fítico es un compuesto que encontramos en todas las legumbres, granos y frutos secos, que inhiben la absorción de minerales y nutritientes en el cuerpo. Minerales principales tales como el hierro, zinc, calcio y vitaminas B, todos de ellos ultra importantes y que suelen faltar en dietas veganas o vegetarianas. Germinar ayudará a aumentar la actividad de la fitasa (La fitasa es la enzima que ayuda a romper el ácido fítico de los cereales, neutralizándolo).

 ¿Qué puedo germinar?

Guisantes, alfalfa, pipas de girasol, lentejas, trigo, quinoa, adzuki, habas, rábano... entre muchísimas otras. Tienen mogollón de proteínas y vitaminas.
¡¡¡Mis favoritos son los de brócoli!!!

¿Cómo utilizar los germinados?

Depende de la semilla que vayamos a hacer crecer pero en general se utilizan en ensaladas, sandwiches, tostas, batidos...
  • Germinados de semillas: ideales para ensaladas y bocadillos, son suaves de textura y  combinan con cualquier ingrediente.
  • Germinados de granos de cereal: como de quinoa, sarraceno, arroz... perfectos para el desayuno con el muesli, cereales, granola, yogur...
  • Germinados de frutos secos y semillas para las leches vegetales, quesos de anacardos, patés o simplemente deshidratados y crujientes como un snack.
  • Germinados de legumbres: para combinar con tus legumbres cocinándolas como lo harías siempre y añadiéndolas en el momento de cocinar (no durante el remojo).

Cómo hacer germinados y brotes de semillas en casa

Qué necesito para germinar

Vaso de vidrio para germinar (como estos)

Paso 1, Remojo

En un vaso de vidrio como estos germinadores, ponemos nuestras semillas/granos/legumbres junto con agua filtrada, a temperatura ambiente. La cantidad de agua da igual, solo es para remojar. Aquí podéis comprar semillas ecológicas para germinar.
Yo suelo poner una cucharada de semillas junto con dos o tres tazas de agua filtrada.

Paso 2, Reposo

Dejamos unas 8-12 horas a temperatura ambiente. De todos modos consulta la tabla que pongo al final de este post para saber el tiempo de reposo de cada germinado pues varian según el grano, semilla, fruto o legumbre.

Paso 3, Escurrir

Escurrimos el agua a través de la tapa germinadora. Agregamos agua fresca de nuevo y sacudimos el recipiente para enjuagar las semillas. Repetimos este proceso con agua nueva hasta que ésta salga limpia.
Hay algunos germinados que ya no necesitan más proceso pues solo se consumen remojados y no germinados. Como cuando hacemos nuestra propia leche vegetal solo dejaremos los frutos en remojo.

Paso 4, Germinar

Mirando en la tabla que os pongo más abajo, tendréis la referencia de los tiempos de germinado para cada uno.
Después de haber retirado el agua, colocamos el kit germinador boca abajo inclinado unos 45º para eliminar el agua.
Lo dejamos en esta posición a temperatura ambiente, evitando el directo contacto con el sol pero asegurando que reciba al menos un poco de luz natural.
Necesitarás repetir este proceso al menos 2 veces al día, hasta que tus semillas empiecen a brotar.

Paso 5, Crecimiento

La mayoría de las semillas empezarán a brotar durante los primeros dos días y el proceso de germinación terminará en unos 2 a 4 días. Los brotes están listos cuando veamos los rabitos verdes salir de las semillas.

Cuando los brotes estén listos, enjuagaremos una última vez, asegurándonos de retirar bien toda el agua. Dejamos los brotes en un colador grande en una zona donde haya luz solar. Los brotes muy húmedos se pueden echar a perder. Una vez secos, los guardaremos en un recipiente de vidrio seco y en la nevera.

Paso 6, Conservar

Los germinados durarán unos 3-4 días en la nevera. Podéis guardarlos en un recipiente de vidrio o bien en un paño limpio o tela de filtrado.

Es sumamente importante que cuando hagamos los germinados tengamos el área de trabajo bien limpia y desinfectada pues son de fácil contaminación. También os recomiendo que utilicéis semillas de calidad, y sobre todo que sean ecológicas.

Aprovecho este post para invitaros a visitar mi última recomendación en el blog de Solaris by Me, en el que os cuento mi fin de semana Cinco Jotas, y en el que además os dejos los mejores tips para comer y dormir allí, una maravilla de escapada, de verdad, os la recomiendo. Aquí tenéis el post.


1 comentario:

  1. Me parece una divertida (& saludable) idea! No sabia que se comia el brocoli germinado!

    ResponderEliminar