24 octubre 2016

Mi opinión sobre las marcas blancas

Hace unos días tuve una charla con una de mis mejores amigas sobre un tema que me ronda la cabeza desde hace tiempo. Mi amiga lleva muchos años como directora de marketing de una empresa importante de alimentación y me comentaba lo complicado que es para las principales marcas el poder innovar y ofrecer productos diferentes y “mejores” para los consumidores españoles.

Uno de los principales problemas de las marcas para innovar es que las cadenas de surtido corto, es decir, aquellas que tienen sobre todo marcas blancas en sus lineales, tienen buena parte del mercado en España. Como no incluyen las innovaciones, muchos consumidores se las pierden: si, por ejemplo, una cadena de súpers posee 3 de cada 10 establecimientos en España y no incluye innovaciones, menos consumidores tendrán posibilidades de comprarlas, ¡porque no pueden comprar aquello que no existe o no se vende! ”Es decir, que estos supermercados (conocidos como los supermercados baratos) solo ofrecena de poder escoger lo que consume finalmente.

¿Qué pasa aquí? La cuestión es que quienes queremos comprar un producto en función de lo que nos gusta, no podemos hacerlo. Pondré de ejemplo el yogur. En casa somos unos locos de los yogures, nos encantan y a mí me gusta descubrir nuevos sabores y sobre todo combinaciones. Las marcas líderes del mercado investigan sobre qué le gusta al consumidor final, es decir, nosotros; y en su departamento de investigación desarrollan productos que se adaptan a las modas o tendencias del mercado o mejor dicho los gustos nos cambian y sobre todo el conocimiento del consumidor final que cada vez tiene más cultura sobre el comer saludable, qué nos sienta bien a cada uno, qué ingredientes se deben evitar, etc.

Yo como consumidora final compro en supermercados que tienen variedad de marcas y apuestan por las innovaciones, también tienen marca blanca pero al menos permiten a los consumidores elegir y descubrir cosas nuevas. Debemos ser conscientes que detrás hay unos departamentos de investigación y desarrollo que aportan esa innovación que tanto nos gusta.

Por ejemplo, hace poco, descubrí una marca de azúcar que había lanzado un producto que combina azúcar de caña integral con stevia, cosa que sin un departamento de investigación no se hubiera llegado a conseguir; y para ello hacen falta marcas y empresa que apuesten por la investigación y realicen estudios de mercado, para saber que hay gente a quien le gustaría ese producto.



¿Sabéis que España está a la cola en cuanto a innovación frente al resto de países europeos? Es posible que penséis que no queréis innovación, que os da igual esto de que un yogur esté hecho con stevia, azúcar refinado, bifidus o cereales de espelta, pero seguramente no sea cierto. A mí me encanta descubrir que hay yogures con espelta, me encanta que haya panes hechos con cereal de avena en lugar del clásico pan de molde blanco, pero para ello, hacen falta marcas con un equipo de investigación y desarrollo potente y que estudie nuestros gustos porque al final, consumidores somos todos y a todos nos gusta comer y disfrutar de la comida y sobre todo, que nos ofrezcan nuevos productos más saludables y que no sean perjudiciales para la salud. 

16 comentarios:

  1. Coincido contigo! parece que solo estamos rodeados de marcas blancas. A mí lo que me gusta es probar, probar y probar para descubrir nuevos productos, ingredientes y sabores. un saludo!

    ResponderEliminar
  2. A mi también me encanta probar cosas nuevas...y sobre todo comer lo más sano posible,hago mi propio pan, en mi casa no entra absolutamente nada de bolleria industrial, solo se come dulce si lo hago yo, croquetas caseras, para compearlas congeladas prefiero comer lechuga...y seguramente, las marcas blancas dejan mucho que desear en cuanto a calidad...pero, cuando el bolsillo no acompaña, vas a morir al dia o al mercadona,ese es mi caso,vaya...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En un estudio realizado por green peace sobre marcas famosas y marcas blancas , gran cantidad de productos de marcas blancas son más saludables y sanos q marcas reconocidas. A mi me gusta investigar y quede totalmente convencida ya q nombra las marcas VB conocidas por su nombre y a su vez los productos no sanos q nos venden. Desde ese momento consumo marcas blancas.Seria bueno q lo leas ,está muy bien. Un saludo

      Eliminar
  3. A mi también me encanta probar cosas nuevas...y sobre todo comer lo más sano posible,hago mi propio pan, en mi casa no entra absolutamente nada de bolleria industrial, solo se come dulce si lo hago yo, croquetas caseras, para compearlas congeladas prefiero comer lechuga...y seguramente, las marcas blancas dejan mucho que desear en cuanto a calidad...pero, cuando el bolsillo no acompaña, vas a morir al dia o al mercadona,ese es mi caso,vaya...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro, el Problema es que estamos en sus manos, el precio final de los productos lo ponen ellos y no las marcas :(

      Eliminar
  4. Esa marca de azúcar con Stevia, es precisamente un buen ejemplo de tomadura de pelo al consumidor bajo el disfraz de innovación. El porcentaje de Stevia que contiene es tan ínfimo, que resulta insultante. Pues como eso, casi todo.

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, doy gracias a los dioses por las benditas marcas blancas. Calidad a buen precio para el dia a dia.

    ResponderEliminar
  6. Yo compro en alimerka las marcas blancas y me gustan!!!

    ResponderEliminar
  7. Marcas blancas hay buenas, remulates y malas. Lo mismo pasa con las marcas no blancas, qun las hay de todos los colores y calidades. Cada uno sabe lo que le gusta y lo que está dispuesto a pagar por un producto y en función de ello elige una marca un otra, y un supermercado u otro. Lo bueno es que haya la posibilidad de elegir, y si alguien quiere pagar el doble por un pastelito por que en la caja viene el muñequito que quiere el niño pues que lo pague, pero que también tenga la oportunidad de comprar el pastelito de marca blanca que vale la mitad y no lleva mmuñequito y sabe iigual o mejor.

    ResponderEliminar
  8. Ninguno pierde. Y desde que salieron las marcas blancas la compra mensual sale y lo he comprobado mucho más barata y por supuesto muy satisfactoria en cuanto a calidad.

    ResponderEliminar
  9. Yo miro tambien la etiqueta de lo que compro, y "casualmente" las marcas blancas suelen llevan ingredientes mas baratos que los d otras marcas mas caras. Es decir, no solo pagas el juguetito d marras, sino tambien aceite d girasol u oliva en vez de aceite de palma, por ejemplo.... Esta bien que haya alimentos de precios para todos los bolsillos, pero la calidad, se paga

    ResponderEliminar
  10. Pero vamos que las marcas blancas las hacen ellas mismas y al final es lo mismo de siempre.Creo que es ganar dinero tanto unas como otras

    ResponderEliminar
  11. ¿Quién dice que las marcas blancas no innovan? Hace poco compré en DIA un postre espectacular que es portugués y se llama Serradura. Está buenísimo y era de "marca blanca" Delicious. Lidl también innova y Mercadona también tiene mucha innovación en su marca Hacendado. Yo si creo en la libertad de elección pero me parece que a tí Promarca te ha pagado para vendernos una moto...

    ResponderEliminar
  12. Hola. Casualidad hoy he tenido en la desorbitado paquetito de azúcar porque era pequeño y costaba casi 5 €. La innovación tiene un precio y en este caso me ha parecido desorbitado.

    ResponderEliminar
  13. Como consumidora tienes la libertad de ir a comprar a esos supermercados que te ofrecen esa innovación. Las marcas blancas existen porque el público las quiere, y porque las empresas "innovadoras" venden sus productos tradicionales para ser marca Blanca y así asegurarse unos ingresos fijos. Y con esos ingresos fijos financian en parte esa innovación.
    Pero a lo que iba: tú como consumidora puedes elegir, yo también, y elijo marcas conocidas, blancas, o de puntos y rayas, en base a mi criterio personal como consumidora, que en concreto es que obliguen a los proveedores a etiquetar los alérgenos y las posibles trazas de los mismos. Me va la vida en ello. Menos innovación y más información.

    ResponderEliminar