06 diciembre 2012

Coulant de chocolate, receta



Señoras, señores, chicos, chicas, niños, niñas... aquí tenéis la receta de las recetas, el postre de chocolateros por excelencia, el postre de los que no tienen ni pajolera idea de hacer un pastel, el postre que se prepara en un momento: receta de coulant de chocolate (también conocido como fondant de chocolate o volcán de chocolate).

Antes de que sigáis leyendo, me gustaría que le dierais al play en este vídeo y os dejéis invadir por esta canción. Me ha acompañado durante toda la mañana mientras preparaba los coulants de chocolate.



Para quien no lo sepa, el coulant de chocolate es un postre que se puso de moda hace unos años, recuerdo que siempre que iba a un restaurante acababa pidiendo coulant de chocolate. Aunque parece que el auge de esta exquisitez repostera está decreciendo, creo que es un postre que todos debemos saber preparar. Y digo todos porque realmente TODOS PODEMOS HACER ESTE POSTRE. ¡Está chupado, fácil como ninguno, en serio!

¿Y por qué es tan fácil de preparar? pues porque casi no tienes que hacer nada, y si tienes microondas (yo no lo tengo) todavía menos.

Lo único un pelín complicado es el tema de controlar los tiempos de cocción, pero vamos, tampoco hay que haber estudiado ingeniería industrial para ello, es únicamente cuestión de práctica. Y para que veáis que no os engaño, os he puesto el resultado di mi primera prueba, que, aunque sacaba matrícula de honor en mi asignatura de repostería en la carrera (no quiero parecer repelente pero es que para una vez en mi vida que destaco en una asignatura pues hay que decirlo, jeje), también me puede salir mal. No es que no lo hubiese preparado antes pero me compré un horno nuevo y aún no le tenía pillado el tiempo exacto a esta receta.

Coulant de chocolate


El coulant de chocolate es un postre que se sirve recién hecho. A simple vista, puede parecer un pastelito de chocolate sin más, pero en cuanto lo abres con la cuchara, estalla en una catarata de chocolate caliente (o más bien, chocolate semi crudo) que, combinado con el exterior del bizcocho que se habrá cocido, os hará estallar en placer en cuanto os lo comáis.

Además, este proste se puede preparar una vez y se congela en porciones, por lo que lo puedes sacar de la nevera en el momento en que lo necesites.

Ingredientes para 4-6 coulants de chocolate

100 gr de chocolate para fundir
95 gr de mantequilla
3 huevos
100 gr de azúcar normal
45 gr de harina o cacao en polvo


Cómo preparar coulant de chocolate

1. Precalentamos el horno a 250ºC sin la bandeja de hornear.

2. Deshacemos el chocolate al baño María: ponemos un cazo con agua a calentar y encima ponemos el bol con el chocolate. Es importante que el cuenco con el chocolate cubra completamente el cazo de agua para que no salga vapor del agua y entre en el chocolate. Una vez esté fundido, le añadimos la mantequilla y removemos con una cuchara de madera hasta que estén completamente mezclados los dos. NOTA: yo lo he hecho fuera del baño María pero porque tengo esta cacerola de aluminio fundido de BRA.

3. Ponemos los huevos y el azúcar en otro bol. Ahora viene un momento bastante importante, os voy a contar cómo lo hago yo pero debéis tener cuidado. Lo pongo sobre el cazo con agua donde previamente he hecho el baño María pero esta vez fuera del fuego (el agua sigue caliente y sigue saliendo vapor). Mezclamos los huevos con el azúcar con la ayuda de unas varillas manuales, mezclamos sin parar porque sino se nos cuajará el huevo y adiós invento. Si no os atrevéis con este método no pasa nada, mezcladlos fuera del baño María. Esto lo hago porque así el huevo sube de temperatura y al mezclarlo con el chocolate caliente, corre menos riesgo de cuajar. No hace falta que montemos los huevos, cuando el azúcar se haya integrado bien con la mezcla, ya estará lista.

4. Añadimos el chocolate caliente a la mezcla de los huevos y azúcar. Lo hacemos en forma de hilo, es decir, el chocolate debe caer muy poco a poco como si hiciera un hilo y removéis a la vez. (Siento la foto que sale borrosa pero hacer esto con una cámara en mano ha sido la hazaña más complicada de la receta).


Nos quedará una mezcla como ésta de la foto de abajo, densa pero líquida a la vez. A esta mezcla sólo queda añadirle la harina o el cacao en polvo, volvemos a mezclar y listos!!!


5. Encamisamos nuestros moldes (encamisar: untar con mantequilla con la mano y espolvorear con harina hasta que quede pegada por todas las paredes moviendo con la mano). Yo he utilizado unos moldes de cerámica llamados ramequines (aquí os describen bien lo que son los ramequines) aunque también podéis usar los típicos de aluminio de usar y tirar que venden para hacer flanes.

6. Echamos la mezcla de chocolate hasta llenar 2/3 del molde. Ahora podéis preparar los moldes y meterlos en la nevera o en el congelador tapados con papel film y sacarlos en el momento que vayáis a tomarlos. Atención: si los vais a consumir en las próximas 12 horas podéis meterlos en la nevera, sino, directos al congelador, ¿vale?

7. Con el horno previamente calentado a 250ºC, ponemos un tapete de silicona o fiberglass en la bandeja de horno (si no tenemos no pasa nada). Hacemos una primera prueba con un ramequín, luego veréis porqué. Lo ponemos sobre la bandeja e introducimos en el horno.

8. Horneamos durante 6 minutos y 1/2, atención, debemos ver que el centro se hincha un poquito (no como el de la foto de abajo que luego descubrí que estaba crudo). En la receta original pone 6.30 minutos pero a mí me funcionó con 7 minutos, por eso es importante que hagáis la prueba primero con uno de los ramequines.

9. Una vez tengáis vuestro tiempo perfecto (que no se os desmonte y que no os quede completamente hecho), desmoldamos con la ayuda de un cuchillo bordeando los lados y volcamos en el plato. Le damos la vuelta al coulant en el mismo plato (con cuidado que no explote) y ¡ya lo tenemos!


Primera prueba: ¡NO SUPERADA!


¡Pero me la comí que da gusto!


Y aquí el resultado final, después de descubrir que en mi horno son 7 minutos y luego dejarlo reposar fuera del horno sin desmoldar durante 5 minutos más.



Por cierto, si probáis de hacer esta receta, estaré encantada de ver los resultados, así que podéis mandarme vuestras fotos y las publicaré en mi facebook con un enlace a vuestro blog si es que la habéis colgado en el blog, siempre mencionando que es mi receta, por supuesto ;-)

Y ahora... ¡a disfrutar y a sorprender a vuestros invitados! os puedo asegurar que he conquistado a más de un hombre con este postre. :D


22 comentarios:

  1. esto sí que es de muerte lenta, qué tentación Carol!!!bsts

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS, MUERO POR PREPARARLO, DIOS TE BENDIGA!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. en cuanto lo probéis me lo decís! ;-)

    ResponderEliminar
  4. Eso de que los pueda preparar con antelación me gusta mucho, mucho!!!!
    Gracias por la receta!

    ResponderEliminar
  5. Gauuu, cómo disfruto con este postre... puro chocolate.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Pues nada sera cuestión de volver a hacerlo por a mi me paso como con tu primera prueba, hizo ¡Plofff!, me encanta como te ha quedado, besos
    Sofía
    milideasmilproyectos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Un acierto de receta siempre... nunca falla! besos

    ResponderEliminar
  8. Ohhhh!!!! Vaya, eso sí es una auténtica tentación ummmmm
    Un besito

    ResponderEliminar
  9. una pregunta, no está cruda la parte de adentro del coulant? :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lorraine, sí, es la gracia del coulant. Por eso, si crees que te pueda sentar mal utilizando la harina, puedes sustituirla por harina de arroz o cacao en polvo. Aún así e ha cocido ligeramente...

      Eliminar
  10. Qué ricoooo! yo los preparé hace unos meses y hasta me emociono cuando pienso en el chocolate calentito derretido del interior...¡ñam! Habrá que prepararlos de nuevo!
    Un beso
    Yaiza ¡Qué cosa tan dulce!

    ResponderEliminar
  11. Pero qué bueno! Con lo que me gusta el chocolate esta receta es lo +!
    Un besito.
    Raquel

    ResponderEliminar
  12. No sé por qué no quedaron! Tal vez por que los hice en potes de vidrio (tipo ceramica, no sé como se llaman) Pero bueno! Para la próxima :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás haya sido por el pote donde los hiciste, no lo he probado nunca con vidrio pero esta receta suele hacerse con los que yo uso, no son caros y los puedes encontrar en muchísimos sitios. Sino, en el supermercado venden los de aluminio de usar y tirar. Sigue probando!

      Eliminar
  13. Me encanta la receta Carol la probaré algún día espero que me salga

    ResponderEliminar
  14. He hecho la receta y me han quedado riquísimos!!!!!! Eso sí, en mi horno tardaron más en hacerse.
    Por cierto, ¿de dónde es la receta? Siempre me gusta saber las fuentes.
    Besos y gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si te digo la verdad no tengo ni idea de dónde es!!! la tengo apuntada desde hace siglos en mi libro de recetas que escribo a mano, creo que me la dio la novia de mi padre pero no estoy segura ;-)

      Eliminar
    2. Pues entonces te apunto a ti como fuente en mi caja de recetas :)
      Mil besos!

      Eliminar
  15. Me encanta!!! Es mi postre por excelencia! Y además todavía no he podido hacerlo! Sólo tenía una receta de un libro apuntada...pero me quedo con esta también porque te ha salido espectacular!!!! Eres genial!

    elsecretoendulzado.blogspot.com.es

    Besitos!
    Tamara.

    ResponderEliminar
  16. Ya había comprado los ingredientes y he estado esperando el momento para hacerlos! justo me tope con tu receta, la guardo para cuando los haga :)! un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Luis Fernando Venezuela31 de diciembre de 2016, 2:40

    Excelente receta! Me quedo perfecto y sale para 6 porciones

    ResponderEliminar