03 julio 2019

Cheesecake vegano de té matcha con base de sarraceno y cacao

Hay veces que me encuentro con gente que al decirle que un postre es vegano pone cara como de que va a comerse un trozo de serrín. Nada más lejos de la realidad. Es posible que hace años yo pensase lo mismo pero cada vez lo tengo más claro, la tierra nos da los mejores ingredientes que podemos tener. La cremosidad del un queso nos la dará la grasa de unos anacardos, o la chia que sustituye a 1 huevo (1 cucharada por cada 3 de agua reposadas 10 minutos), o el plátano...

Este cheesecake vegano es sencillamente una delicia, saludable, hecho con ingredientes "plant based" y además es sin gluten. Un cheesecake de té matcha con base de trigo sarraceno y cacao. Un espectáculo de buena, creeme si te digo que no te enterarás de que no tiene procesados de por medio ;-)







Si queréis, esta tarta puede ser además crudiegana, solo tendrías que reemplazar el sirope de arce y la crema de coco por agave crudo y bebida vegetal cruda para el relleno.


Cheesecake vegano de té matcha con base de sarraceno y cacao

Ingredientes para la base

  • 90 g de trigo sarraceno (en grano entero)
  • 90 g de almendras crudas
  • 6 cucharadas de azúcar de coco
  • 2 cucharadas de cacao crudo en polvo
  • 1 cucharadita de jengibre molido
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 5 cucharadas de aceite de coco fundido

Ingredientes para el relleno

  • 200 g (1+1/3 tazas) de anacardos remojados previamente 4-6 horas y escurridos
  • 120 ml (1/2 taza) de nata vegetal, preferiblemente de coco
  • 60 g (6 cucharadas) de manteca de cacao crudo (lo encontráis en tiendas de repostería y en amazon)
  • 7 cucharaditasas de sirope de arce
  • 5 cucharaditasas de zumo de limón
  • 1/2 cucharada de ralladura de limón
  • 4 cucharadas de té matcha en polvo (yo utilizo éste de Matcha & Co)
  • Una pizca de sal

Preparación

  1. Precalentamos el horno a 170ºC. Ponemos todos los ingredientes secos de la masa exceptuando el aceite de cocoen una procesadora de alimentos y trituramos hasta que obtengamos textura de harina.
  2. Agregamos el aceite de coco fundido y volvemos a triturar hasta que la consistencia sea como de arena mojada.
  3. Esparcimos la mezcla en la base de un molde para tartas y horneamos durante unos 15-20 minutos. Retiramos del horno y dejamos enfriar. Una vez fría la meteremos en el congelador durante unos 30-60 minutos.
  4. Ponemos todos los ingredientes para el relleno en una trituradora potente y batimos bien. Rectifica de azúcar y limón según tu gusto y échalo por encima de la base. Mételo en la nevera durante toda la noche ¡y ya estará listo para hincarle el diente una vez desmoldado!

1 comentario:

Jessica dijo...

Qué buena pinta! La manteca de cacao la echamos sin fundirla previamente?
Mucho amor.

Jessica.

Publicar un comentario