13 octubre 2015

Overnight oats de plátano y mango




Empecemos por el principio, ¿habéis oído hablar antes de los overnight oats? Traducido al castellano, literalmente vendría a ser como "avena de un día para otro" (o mejor dicho, durante toda la noche).

[English recipe at the bottom of the post]

A estas alturas todos sabréis que el desayuno es la comida más importante del día, hay gente que insiste en no desayunar, que ellos con  una taza de café ya hacen y aguantan toda la mañana. Sí, es posible, pero seguramente cuando llegue la tarde tendrán unas ganas locas de atacar la despensa en busca de cualquier producto que le aporte azúcar instantáneo, he aquí el error.

Como ya os he comentado en otras ocasiones, la avena es un ingrediente que aporta innumerables beneficios, o como dice Miquel Pros (según La Vanguardia en este artículo, el apóstol de las virtudes de la avena), "la avena es un alimento casi óptimo".








¿Qué son los Overnight Oats?

Overnight Oats son copos de avena puestos en remojo durante toda la noche para que absorban el líquido en el que los pones - cualquier líquido sería válido.

La mezcla más común sería a partes iguales copos de avena suaves, leche y yogur, cualquier tipo de leche y cualquier tipo de yogur sirve, mi favorita es la combinación de leche de almendras casera junto con kefir de cabra. Se deja toda la noche en remojo en la nevera (preferiblemente cubierto) y consumimos al día siguiente.

Ésta es la base, luego  ya lo que le añadáis es opción vuestra, podéis añadir, fruta rallada, sirope de agave, miel, frutos secos, etc.

Y como no necesita cocción, además es perfecto para dietas crudiveganas.

Si queréis saber más información sobre la avena, en la página de los cereales Kölln os explican punto por punto todos los beneficios que nos aporta este ceral casi mágico. Podéis seguirles también en su página de facebook aquí.

Esta receta la he sacado de uno de mis blogs fetiche del momento: Deliciously Ella, imagino que la conoceréis por su aparición en el artículo sobre Foodies del suplemento del diario Expansión, el Fuera de Serie, con quien tuve el grandísimo honor de aparecer como gastrobloguer de influencia en España. Os dejo el enlace al artículo escrito por Marta Fernández Guadaño (os recomiendo además que echéis un vistazo a su portal Gastroeconomy).


Vamos a por esa receta sin gluten:

Receta de overnight oats de plátano y mango

Ingredientes

Para el puré de mango

Ingredientes para la mezcla de avena

Las medidas son en tazas, no importa qué taza utilicéis, siempre y cuando uséis la misma para medir todos los ingredientes
  • 1 plátano maduro
  •  2/3 de taza de copos de avena suaves
  • 1/2 taza de leche de almendras
  • 3 cucharadas de semillas de chía crudas
  • 1 cucharada de lino molido
  • 1 cucharada de sirope de agave

Preparación

Pelamos el mango y dos de los plátanos, los trituramos en la batidora junto con el lino molido y un chorrito de nada de leche de almendras (lo justo para ayudar a integrar los ingredientes), batimos hasta que quede una pasta suave y cremosa. Reservamos.

En un bol grande ponemos los copos de avena junto con las semillas de chía, la leche de almendras, el lino molido y el sirope de agave y mezclamos bien, machacamos el plátano con un tenedor y se lo añadimos a la mezcla de avena.

Dividimos en un par de recipientes de vidrio, como estas jarras de cristal tan ideales que compré en Megasilvita, y cubrimos con la mezcla de plátano y mango, si queréis podéis hacer varias capas para darle un toque divertido.

Metemos los tarros en la nevera y dejamos toda la noche. ¡Y por la mañana, a desayunar fuerte!

---------
English recipe

For the mango puree:

– 1 mango
– 2 ripe bananas
– 1 tablespoon of ground flaxseed
– a splash of almond milk (enough to make it blend)
For the oat mix:
– 1 ripe banana
– 2/3 of a cup gluten free oats
– 1/2 of  a cup almond milk (or any other vegetable milk)
– 3-4 tablespoons chia seeds
– 1 tablespoon ground flaxseed
– 1 tablespoon agave syrup

1. Peel the mango and two of the bananas and blend together with the ground flaxseed and a little almond milk until very creamy.
2. Fill the bottom third of two glasses with it.
3. Put your oats in a bowl with the chia seeds, almond milk, ground flax and agave and stir well.
4. Add the banana and mash it into the mix with a fork.
5. Pour over the mango into the glasses.
6. Fill the remainder of the glasses up with the left of the mango mix.
7. Place the glasses in the fridge over night and enjoy the day after for breakfast



Esta receta de overnight oats la podéis adaptar como queráis, otra opción deliciosa es mezclar la avena con el líquido, manzana rallada, miel y nueces ¿qué mezcla se os ocurre a vosotros?

2 comentarios:

  1. me encanta la idea, gracias por compartirla, una duda la fruta no pierde mucho de un día para otro? la pondré en practica, aunque igual la hago por la tarde y la dejo para la cena, supongo que la avena no necesita mucho para ablandar, que opinas,
    besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, así es como se hace esta receta desde siempre, por supuesto la puedes tomar habiendo reposado solo unas horas pero ya no será lo mismo, la avena necesita más horas para empaparse del líquido para que quede tal como queda en la receta, como una especie de papilla o "porridge" que le llaman. La fruta no pierde en absoluto, piensa que estará en la nevera también...
      Un saludo,
      Carolina

      Eliminar