14 abril 2014

Tarta roja

Cuando mi madre me pidió que le hiciera una tarta roja para regalar a su mejor amiga, lo primero que pensé fue en una red velvet aunque tras darle varias vueltas acabé decidiéndome por hacer una tarta roja de fondant y ponerle una flor de azúcar hecha por mí. Aunque hacía siglos que no tocaba fondant (bueno, en realidad casi no lo he hecho, jeje), sabía que era la opción más bonita y vistosa para lo que me había pedido mi madre.

Como últimamente voy muy de bólido con miles de cosas (entre mi web de diseño de blogs, mis colaboraciones para distintos blogs, mi hijo, una mudanza y miles de cosas más), se me ocurrió probar a pedir el pastel ya hecho y forrado con fondant para poderlo decorar yo a posteriori. ¿Y quién mejor que Suggart, uno de mis sponsors para encargarle una tarta de fondant?


Lo cierto es que aluciné con como lo tienen organizado, te envían el pastel, del sabor y relleno que escojas ya forrado con fondant, además forrado perfecto y puesto de tal forma dentro de la caja que es imposible que se muevan y estropeen. Encargué dos pisos, uno ficticio (es decir, un dummie forrado con fondant y otro con bizcocho relleno de toffee-caramelo).

tartas de fondant

Puesto que esta vez tenía todo el tiempo del mundo para decorarlo, me decidí a hacer esta maravilla de rosa de azúcar que aprendí en un curso con Cotton & Crumbs. Tenéis el tutorial completo en este post que escribí para María Lunarillos.


Para las cenefas, utilicé un molde que compré en Estados Unidos, una de las compras más bonitas que he hecho en cuanto a repostería creativa se refiere. Son unos moldes de silicona para hacer cenefas, uno de los que utilicé tiene el efecto de una cinta de costura y el otro de una cuerda. Para hacerlos mezclé mitad fondant blanco con mitad pasta de goma (si lo hubiera hecho todo con pasta de goma luego se seca enseguida y al cortar el pastel se rompería). Para que no se despegue pongo un poco de maizena en el molde y luego pongo la mezcla de fondant y pasta de flores presionando bien para que se quede bien marcado, espero unos minutos a que se endurezca un poco para que sea más fácil extraerlo y lo engancho enseguida al pastel con un poco de pegamento comestible. Luego lo pinté con esta pintura dorada comestible.


cenefas fondantpintar flor de azucar

tutorial rosa de azucar
Para hacer la rosa, como os he explicado antes, hice la misma flor que en el tutorial de Lunarillos. Luego la pinté con polvos de diferentes colores y le hice un reborde con la misma pintura dorada del borde de la tarta. Y el resultado aquí lo tenéis: ¡una tarta roja ultra kitsch!

pastel rojo
torta roja
Tarta de bizcocho relleno de toffee de Suggart (tartas de fondant).

7 comentarios:

  1. Madre mia, creo que yo, ni con todo el tiempo del mundo sería capaz de crear algo así. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. Me alucina las manos que tienes te ha quedado una tarta de lujo me encanta.
    Besos cris y Laura.
    Te seguiremos muy de cerca y te invitamos a visitar y seguir nuestro blog.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ pero acabo de alucinar el envió de tartas a domicilio para prepapar :)...que barbaridad..eso sí para apuros o querer simplemente decorarla es genial.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. una prescisisima tarta si señor espectacular . fellicidades

    ResponderEliminar
  5. Ha quedado preciosa! felicidades a ti a Suggart.

    ResponderEliminar